María Jota Hernández

No soy la cantante

Horas sin huella

 
Horas de arena
impulsos convulsos
respirar en la noche
despertar en tinieblas.
 
La luna que escampa
la tierra que espera
el sol en mi lengua
mis manos que aguardan.
 
En la bruma, sonidos
chasquidos sin huella
relojes sin tiempo
abrir desde dentro.
 
Gritar en silencio
rozar la locura
buscar un consuelo
reptar bajo tierra.
 
Palabras que tardan
en ser pronunciadas
pedazos de vida
que nunca descansan.
 
©María José Hernández Hernández
 
 

1 Comentario

  1. Carlos Asorey Brey

    21 abril, 2017 at 4:05 pm

    Cuando lo leí por primera vez me sentí muy cerca de ti.
    Por segunda, me vuelve a gustar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

A %d blogueros les gusta esto: