María Jota Hernández

No soy la cantante

Toda tú

 

 

Quedó allí, quieta
varada en el tiempo
Los ojos, cristales
La boca, una mueca
 
Le pregunté por qué
Me respondió un no sé
un no quiero
un no entiendo
un me muero
 
La envolví en mi sudario
Te envolví en mi recuerdo
Lo que fuiste
lo que eras
Nada quedó fuera
 
Toda tú
huesos y piel
Toda tú
agua y arena
Toda tú
tras esta puerta
 
Toda tú
Y yo esperando
a que cuando quieras
vuelvas.
 
©María José Hernández Hernández
 
 

6 Comentarios

  1. Jesús Pérez Polo

    7 junio, 2017 at 6:53 am

    Me produce tristeza, desasosiego, dolor de pérdida y un poquito, muy poquito, de espera sin esperanza, de esperanza sin ilusión.

    Precioso

  2. Corto y completo ,como si saliera de mi alma. Un beso

  3. Carlos Asorey Brey

    6 junio, 2017 at 7:02 pm

    También muy bonito.
    Pero más enigmático.
    Supongo que la clave está en la foto.
    ¿Sí?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

A %d blogueros les gusta esto: